Pensamiento positivo

Semana 1: Parando el diálogo autodestructivo

De eso hablo aquí: El poder del pensamiento 1/3

Cuesta mucho cambiar la forma de pensar cuando llevo toda mi vida, enfocada en cosas que no consigo, en vez de enfocarme en todo lo que me ha ido bien.

A veces cuando cuento mi experiencia, y la cuento a alguien, diciendo todo lo que he hecho bien, en mi cabeza suena un diálogo interno: pero aún te falta aquello, los demás lo han hecho más rápido y mejor, lo que has conseguido realmente es una tontería, muchas personas han conseguido lo mismo.

Cuando recibo en elogio por lo que sea, sige la voz en mi cabeza: lo has conseguido de chirripa, no ha sido mérito tuyo, ha sido demasiado fácil… No te lo mereces, eres una vaga. Te crees que te elogian porque realmente no te conocen. Si te conciesen, cambiarían de opinión.

Pero del revés cuando alguien te dice algo malo de ti, o negativo, que realmente es igual de subjetivo que lo positivo, te lo crees sin más, y no hay ningún diáologo interno que lo pare. Esa persona te conoce igual de poco, o igual de bien que la persona que te elogiaba.

Eso hay que cambiarlo.

He decidido cambiarlo y llevo tan solo una semana haciéndolo. Es un efuerzo muy grande, porque hay que detectar el momento en que empiezas a autodestruirte y pararlo en seco. Me cuesta ver las cosas de manera positiva, pero por lo menos, ya detecto cuando empiezo a lanzarme energía negativa. Lo paro, dejo de pensar, cambio de pensamiento. Como todavía no se hablarme bien, simplemente me distraigo con otro pensamiento y ya está.

He observado que las personas que me rodean suelen caer en la misma trampa, empiezan a hablar de una experiencia que tiene de forma negativa, y yo (error mío) la refuerzo diciendo: bueno, aguanta el tirón, esto es así… Luego esto crean en mi una huella igual de negativa, porque la sensación que se me queda es fea, es un drenaje de energía. Ese apoyo de mierda, y siento decirlo así, es de mierda, no ayuda ni a las personas ni a ti. Hay que cambiar el chip, y óle es la segunda cosa que llevo practicando esta semana:

  • ayudar a sacar cosas positivas de las experiencias negativas de los demás
  • y si no tengo nada positivo que sacar, no apoyar lo negativo. Esperar que terminen, por supuesto, que esperar, sino sería de mala educación. Hacer algún gesto que entiendan que les hemos escuchado, o quizás ni eso. Y cambiar de tema y si es un tema positivo y algo de lo que le gusta a hablar a esas personas, mejor. Si me funciona conmigo mismo, cambiar de pensamiento, funciona igual con esas personas. Dejan de darse pena. Salen de esa espiral que le hunde.

Ha sido una semana complicada, porque realmente me hubiese gustado avanzar un montón, y convertirse en la persona mega productiva de la noche a la mañana, pero hay que desitoxicarse de hábitos parásitos que viven en nosotros desde hace muchooos, muchoooos años.